PRESENTACIÓN

La red está llena de información, tanta que es muy fácil perderse en ella. Seguramente lo que pueda escribir ya está dicho en algún otro sitio. Sin embargo, me he decidido a hacerlo porque disfruto con ello y porque, quién sabe, quizás alguien pueda encontrar aquí algo que no habría leído en otro lugar. El propósito de este blog es compartir reflexiones personales e "intercambiar conocimientos" relacionados con la psyché, el alma o el "ser persona". Os invito a enriquecer mis entradas con comentarios, preguntas o sugerencias.



sábado, 25 de octubre de 2014

¿Se cura la esquizofrenia?

Ayer escuché una de las mejores conferencias que he oído nunca en un congreso relacionado con la salud mental. Olga Runciman (Dinamarca), psicóloga clínica, diplomada en enfermería psiquiátrica y “escuchadora de voces”, compartió un trocito de su historia y de su trabajo en la I Jornada de Iniciativas de Usuarios de Salud Mental, que tuvo lugar en la Escuela Valenciana de Estudios de la Salud.
Diagnosticada de esquizofrenia en su juventud (aunque las “voces” le acompañaban desde la infancia), internada en un hospital durante largo tiempo y recluida, durante 10 años, en un estrecho espacio vital de “enferma crónica”, con los consabidos efectos secundarios de la medicación… y los no menores efectos del “rótulo” acompañado de rotundas aclaraciones de los profesionales: “nunca va a curarse, nunca podrá volver a trabajar, siempre necesitará ayuda”. 
Así fue… hasta que, al borde del suicidio, entendió que lo que realmente deseaba era Vivir y que debía intentarlo todo antes de rendirse. Así que inició un radical cambio de rumbo; entre otras cosas, buscó una terapeuta a la que poderle narrar la historia de su vida (en contra de la opinión de los profesionales que le habían tratado hasta entonces)… y dejó la medicación (esto asusta a los profesionales, pero así fue). Ése fue el comienzo de la recuperación de una “esquizofrénica”. Sí, recuperación. Curación. De la esquizofrenia, supuesta enfermedad crónica de base genética.
Hoy en día Olga es una gran profesional… y amiga de sus “voces”.

Por cuestiones de espacio y tiempo, no puedo transcribir aquí la cantidad de “conocimientos de vida” que ha compartido en la conferencia. Tampoco voy a dar mi opinión, por esta vez. Sólo comparto sobre la esquizofrenia y su tratamiento, que Olga conoce en primera persona además de como profesional. Cada cual que saque sus conclusiones y, para más (in)formación, que acuda directamente a las fuentes:
  • La esquizofrenia es una construcción (no una enfermedad). (De aquí surge un debate sobre el concepto de enfermedad, trastorno, síndrome y los diagnósticos en salud mental; beneficios y perjuicios del cambio conceptual de “locos” a “enfermos”, etc. Al lector interesado, recomiendo, por ejemplo, el libro de González y Pérez “La invención de trastornos mentales”).
  • Las voces (llamadas en psiquiatría alucinaciones auditivas) son un mecanismo adaptativo (defensivo) en cierto momento de la vida de la persona. Es una forma extrema de disociación. Como todo en nuestra psique, tienen un significado y una función. El problema no es tener voces, es el contenido (el significado) de estas voces. Y este contenido está íntimamente ligado a la historia de la persona –al sufrimiento de su infancia, generalmente marcada por acontecimientos traumáticos y soledad. El problema es, también, el miedo que la persona siente ante esas voces, el poder que les otorga, por encima de su propio poder, de su identidad debilitada.
  • El objetivo, pues, no es “eliminar las voces”, sino devolver el poder a la persona, trabajar con ese miedo y explorar la propia historia para captar el sentido de esas alucinaciones; trabajar los síntomas como parte de la vida de la persona, no como algo causado por un “fallo en el cerebro” y sin ningún sentido ni relación con la persona toda. Relatar la propia historia a alguien que la pueda acoger es el primer paso para integrarla y curar las heridas. Entender el significado de las “voces” en el propio contexto vital, permite no sólo que dejen de ser un problema, sino que se conviertan en buenas aliadas.

5 comentarios:

  1. Muy interesante y cierto el relato. No cabe duda que, como en cualquier otra manifestación psíquica, en el caso de la esquizofrenia (que no deja de ser una etiqueta más) las voces, las visiones, el lenguaje, etc..., son una expresión de nuestro cuerpo y de nuestro interior, con sus disfunciones, a los que tenemos que prestar atención para llegar a nuestro centro y desde ahí comenzar el proceso de "curación". En muchos de estos casos lo que hay detrás es una historia desadaptativa del sujeto donde ha percibido un entorno y unos mensajes invalidantes, entre otros.

    Pero me pregunto que sucede con aquellas esquizofrenias que, aparentemente, se muestran tras un consumo prolongado de sustancias o similar. En este caso nos referimos a lo mismo?? En este caso esa esquizofrenia se debe únicamente a un desequilibrio químico??

    Haciendo alusión al libro "La invención de los trastornos mentales", realmente "todos" los trastornos mentales son "inventados", es decir, impuestos por intereses ajenos?? O realmente existen algunos que realmente aparecen debido, por ejemplo, a desequilibrios bioquímicos??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuerpo y mente son una unidad. Lo que incide en nuestro cuerpo (como las drogas, legales e ilegales) repercute en nuestra "mente", en nuestro funcionamiento psico-social. Y viceversa. No sé tanto como Marino Pérez y compañía, pero entiendo que la afirmación de que los trastornos mentales son "inventados" NO NIEGA la existencia de los síntomas, los problemas, el sufrimiento de la persona. La "invención" se refiere al constructo de enfermedad o trastorno. Igual que la afirmación de que la esquizofrenia es una "construcción" no niega la "existencia" de las alucinaciones. Evidentemente, debajo de cualquier manifestación "mental" hay una estructura anatómica (lesionada o ilesa) y un (des)equilibrio bioquímico subyacente, sea producido por cocaína, por un accidente cerebrovascular o por un trauma psíquico. Gracias por tu comentario y espero haber dado respuesta a tus preguntas.

      Eliminar
  2. Hola. Me preguntaba si podrías proporcionarme la intervención a que haces mención de Olga Runciman (Dinamarca), psicóloga clínica, diplomada en enfermería psiquiátrica y “escuchadora de voces”, en la I Jornada de Iniciativas de Usuarios de Salud Mental, que tuvo lugar en la Escuela Valenciana de Estudios de la Salud.
    Gracias por tu respuesta.
    Salud
    Luis

    ResponderEliminar
  3. Hola, Luis. Lamento decirte que sólo dispongo de las notas que compartí en mi entrada. No obstante, voy a intentar contactar con los organizadores de las Jornadas, por si ellos tuvieran una grabación o transcripción de la conferencia que puedan compartir. Saludos,
    María.

    ResponderEliminar
  4. Buenos días, Luis: desafortunadamente, el grupo organizador de las Jornadas tampoco registró ni por escrito ni en audiovisual la conferencia de Olga. No obstante, me han indicado que en Youtube se pueden encontrar otras conferencias suyas. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar